El Encontrar a un Bebé Abandonado en un Basurero, Cambia la Vida de un Adicto a Drogas

Un joven llamado Raúl Marín que vivió en las calles de la Ciudad de México, toda su vida giraba en torno a las drogas; pero una tarde todo cambió cuando caminaba cerca de un canal donde había mucha tierra, basura y muchas ratas en busca de alimento, Raúl vio algo más ahí dentro…


Mientras caminaba, escuchó un sonido peculiar, el cual provenía del fondo del canal, al acercarse a la orilla vio que además de algunos desechos había una cobija cubierta con tierra, pero a pesar de la suciedad, la manta lucía casi nueva, lo cual le hizo sospechar.


No pudo con la curiosidad, con mucho cuidado fue a revisar, sin embargo, conforme se acercaba, podía escuchar como el ruido del principio se hacía más fuerte hasta que llegó muy cerca. Para no perder detalle del hallazgo comenzó a grabar con la cámara de su celular, pero al levantar la cobija, se llenó de indignación…

Apenas tomó con su mano la manta para asegurarse que no había nada peligroso como un arma o algo por el estilo, pero en cambio había una pequeñita, una linda bebé recién nacida ¡Y estaba viva! Cuando Raúl vio a la nena acostada en el suelo, no podía creerlo, simplemente se limitó a apagar la cámara inmediatamente.


Al parecer la bebé había sido cruelmente abandonada 8 o 9 días atrás, estaba destinada a morir entre la basura y las ratas que podían comer su blanda carne. La niña estaba muy mal, tenía enfermedades respiratorias y aún tenía el cordón umbilical cuando Raúl la tomó entre sus brazos para llevarla al hospital más cercano.

Los doctores estaban impactados, era casi un milagro que la hermosa pequeñita sobreviviera con el cuadro severo de desnutrición que presentaba, estaba deshidratada y sin ropa, lo único que la envolvía en ese infierno helado era la sucia manta donde el joven la había encontrado.

La niña estaba muy delgada ¿Cómo es posible que esta inocente criatura haya sido abandonada sin compasión?. Raúl además de estar preocupado por la bebé, estaba furioso y quería encontrar a los responsables de este acto tan atroz.

Pero lo más importante era la salud de la pequeñita y aunque el joven ya había hecho una noble acción al llevar a la nena al hospital, se quedó toda la noche ahí hasta saber que la pequeña estuviera bien.

Fue una larga noche, la niña tenía fiebre y no paraba de llorar, su cuerpo estaba débil y los doctores tuvieron que inyectarle suero, las lágrimas de la pequeña corrían por sus mejillas y mojaban la sábana del hospital, pero horas después, todo parecía mejorar.

Fue una intensa lucha entre la vida y la muerte, Raúl lo vio todo, no tenía corazón para irse, así que decidió hacer algo que dejó a los médicos impresionados, el joven quería convertirse en el padre de la pequeña.

Ssabía que el destino le había llamado aquella tarde y no pensaba dejar a esa niña en un orfanato, así fue como abandonó el mundo de las drogas, consiguió un trabajo formal y se casó con una buena mujer.

El trámite de adopción comenzó y después de meses de visitas controladas, y mucho papeleo, la pequeña ahora está en buenas manos y será muy amada. Aunque a veces la vida parezca injusta y cruel, aún hay personas no pensadas como Raúl, gente que busca hacer el bien con un gran corazón lleno de amor.

Sí te gustó y te parece positivo comparte con tus amigos.

Loading...

Esta es la toxina blanca más peligrosa que comemos todos los días, y NO ES azúcar o sal

Una Zanahoria, Un Aguacate y Una Cápsula de Vitamina E, en 20 Minutos Piel Radiante y Hermosa